(des) organizado

3 nov. 2011

::: topic del día :::

































Son las 6.30 pm de un jueves de principios de Noviembre. 

La que escribe, ayer miércoles día soleado, lleva botas cortas de invierno, 1 vestido de primavera a capas entre camiseta manga larga y cuello alto ¿no te pica, mamá?, leotardos breca y chaqueta de lana, con una super capa-manta momento frío, pues me tapo. 

En otro momento no hubiera importado dar esta serie de detalles Nikita, pero, a primera hora de la mañana, una mujer (no voy a dar detalles) me ha mirado de arriba-abajo, exclamando "cuando vuelva de mi break voy a traerme los vestidos cortos, faldas y todo mi stuff" con cara de no me creo lo que ven mis ojos. Viste como si estuviera en Europa (nací en Europa).

En otras circunstancias hubiera dado toda una serie de explicaciones, pero a primera hora de la mañana, la que escribe que soy yo, solo sabe contestar "que trabajemos en un contexto humanitario no nos impide vestir como mujeres" quedando quizás así más claro que mi personalidad la manifiesto como y donde quiero. 

Stop. 

Después de más de 5 años, quedó atrás para mí la idea pro-expatriada, esa que se manifiesta y veo cada día, la de debo cubrirme porque la etiqueta lo recomienda, que no es factible ir en cueros por la ciudad, que estamos en un país musulmán, que no se vea nada, pues nada se verá. 

Stop. 

Estoy acostumbrada a este tipo de comentarios en contextos humanitarios (en cooperación al desarrollo es más fácil encontrarte personalidades varias), donde dejar atrás ser mujer es sinónimo de terreno (que estamos en una emergencia), olvidándonos, una más, de nosotras, del estilo/deseo/personalidad de cada una. Conciliación ser quien eres-momento laboral en emergencias, ¿quedó en el olvido?

Stop.

Esta mañana, la que escribe, que soy, insiste en la importancia de ser una misma, no importe donde estes, reconocer y luchar por tu status (dejemos de ser sobrevivientes), si hay agua corriente o viento del desierto, respetando siempre la cultura y adaptando tu maleta (lo poco que pudiste traer, reglas internas de Iberia) a la realidad donde vives, con el do no harm a cuestas, pero reafirmando tu lado "mujeres que corren con los lobos" (libro de obligada lectura): "Ser nosotros mismos nos causa ser exilados por muchos otros. Sin embargo, cumplir con lo que otros quieren nos causa exilarnos de nosotros mismos".

Stop. 

Querida mujer (no doy detalles), me alegrará horrores verte con vestidos o faldas en esos "mítines" interminables, rompiendo estereotipos mal digeridos, haciendo hueco en tu maleta a todo aquello que dejaste de lado pensando que no sería correcto - apropiado... "cómo llegar al terreno vestida de mujer", quizás pensaste, "cómo voy a validar indicadores en falda-leotardos de lana!" quizás pensarás. Oh, venga ya!. 

Stop. 

Mujeres del mundo humanitario uníos, seamos y vivamos como las mujeres que somos, respetando nuestra identidad, sin fustraciones, que tu personalidad viaje contigo, porque vale ya de tanto ocultar quienes somos (seamos quienes seamos).

Hoy ese es el topic del día. 
Ser quien eres, sin importar donde te encuentres.

Full stop.