(des) organizado

22 nov. 2011

::: desde GAZA con amor :::

Querida N,

te escribo sentada en el balcon de la guesthouse mas bella del mundo (si achinas mucho los ojitos puedes ver el mar). 
Gaza es una ciudad ruidosa, con farolas nocturnas modus discoteca, con policias de trafico ignorados, llena de gente amable que te saludan por las calles y chocan tu mano. Recorri el centro de la ciudad siguiendo curiosa a Hozaifa (nuestro logista maravilloso), me llevo a tiendas souvenirs para que mis ojos se deleitaran a base de tunicas bordadas a mano delicado punto de cruz.

Y hoy me desperte, y su cielo es de un azul intenso (una gama superior a la de Pocoyo). 
Los vecinos (4 tallas xxs) descubrieron mi presencia y a las 6am me hablaron en su idioma materno de tonos agudos "ana mafi arabic" les decia "mafi?" gritaban divertidos mientras me envolvian en una gran sonrisa, de esas que overseas dicen: a los buenos dias tenga usted!.

Pero entrar en GAZA, en ese amasijo de puertas y pasillos, de militares israelies, del eco ensordecedor de la puerta metalica al cerrarse, de chaleco visibilidad mientras caminas por aquel pasillo de techo metalico que separa lentamente esta parte de aqui con aquella parte de alla, un buffer zone inospito, donde los muchachos tiran piedras y no saben que encontraran por respuesta... entrar en GAZA, de esta forma, supone arrancarse capas de piel, llegar desnuda a los brazos del driver que paciente espera al otro lado de la barrera. 

Mis 1,2,3,4,5,6,7 y 8 puntos cardinales se erizaron, sin remedio. Estoy en GAZA y eso, mi querida N, ya es mucho.

No espero entiendas a tus 3 anos la suerte que has tenido de nacer libre, no, no espero para nada que lo hagas a dia de hoy, durmiendo como estas en casa de Arlette, donde no te falta amor, donde la electricidad no falla y no ensordece el ruido del generador, donde tienes agua corriente, donde no hay barrotes sino juegos y nada te impide ser feliz.

Vivir en una pequena franja de tierra, donde ayer a las 3pm se escucho una "bomba de sonido" nada peligrosa a efectos fisicos pero colapsadora a lo salud mental, ese pequeno recordatorio "estamos aqui" es suficiente para que una madre, al menos yo, quiera seguir aportando su grano de arena en ese futuro que tu y tu generacion mereceis vivir.


Te quiero N, te vere hoy, a las 4. Tocada y un poco hundida, pero en tus brazos, una vez mas, sere la mujer mas fuerte a este lado del mar mediterraneo.


Y si, volvere a GAZA, porque mas alla, si achinas mucho los ojitos, esta el mar, a un paso, pero tambien se siente, tambien se huele, cual salitre, la LIBERTAD.