(des) organizado

30 oct. 2011

::: Belén :::




Sábado, día de no cole, día festivo laboral. Son las 12am. Nikita me acompaña al super, porque para eLLa no hay mejor plan. ¿necesitas café mamá? ¿qué es eso? ¿y por qué compras curry?. Montada en carrito asiento apto para niños me cuelgan los pies, mamá, recorremos los pasillos estrechos del super en Beit Hanina. Al salir, la que escribe que soy yo (mujer de 35 con aires alocados) descubre a un Dumbo polizón dentro de cesta camino del coche. 
Pd: la cesta (no sé como) llegó a casa y se encuentra aparcada al lado de la cocinita de plástico made in china. 
La foto 2 es un "no puedo resistirme" al estilo tan rococó-árabe, sofá sin tela amarilla "tapa-por dios tapa semejante tapizado"- quedó colgada, secándose después de cumplir, antes de salir de casa, con tarea del hogar número 3 de 5.


Sábado del mismo día. Beit Hanina. 2.00pm. DVD portatil instalado y listo. ¿Bob Esponja CD elegido por la pequeña N de los ciento-cincuentamil que tiene? pues "Bob Esponja en Navidad". La que escribe va camino de Belén, bella coincidencia ¿no crees? 

























































From 3 pm a 6 pm estuvimos en la fantástica ciudad de Belén.

Belén esta a 9 kms al sur de Jerusalén, es una ciudad Palestina, encontrándose en el Area A de Cisjordania (traducción: pleno control civil y militar Palestino, prohibida la entrada a Israelíes). Y sí N, hay otras, como el Area B (control civil palestino, control militar israelí) y la Area C (donde el control es absolutamente Israelí).

Hoy la que escribe, que soy yo, es mucho más consciente pues descubro la grandeza y suerte de poder trabajar, vivir y compartir con mi hija N este destino tan apasionante para un trabajador humanitario. No, no seré yo la que niegue por un momento que somos privilegiadas. Quizás haya todavía gente que no lo entienda, ¿qué hace una mamá sola en semejante contexto con su hija de 3 años? Y aquí queda mi respuesta, mi querida N, no hay otra forma, debemos (te lo pide mamá) disfrutarlo.

Fue su primer checkpoint. Entre un muro de hormigón prefabricado de hasta 7 metros de altura entramos por la torreta militar israelí. Despacito voy metiendo el morro del coche. Pasaporte. Sandrine, mi copiloto, enseña el suyo que es francés. Tía Xana lo tiene portugués. Nikita y la que escribe español. ¿Bob Esponja? vete a saber. Seguir adelante bloquea el alma. Pintadas expectaculares de artistas con mensajes pro-libertad, te guían el camino. Avanzo como avancé en Berlin hace muchos años, deslumbrada. 

Bob Esponja te impide comprender la dimensión de todo esto, de ese muro separa familias, a niños de sus colegios, a campesinos y agricultores de sus tierras. La ocupación militar contrasta, sin duda, el contexto bíblico que representa llegar a Belén, donde convive una de las mayores comunidades cristianas (la mayoría ortodoxos) entre musulmanes. Pasear por su casco antiguo lleno de vida y llegar a la plaza Manger como quien no quiere la cosa, encontrando pegadita la Iglesia de la Natividad (donde dicen nació Jesús), entrar por aquella diminuta puerta encorbadas y al desplegar de nuevo cada una de las vértebras colapsar ante divino lugar plagado de turistas devotos haciendo cola en busca de la X (lugar exacto-exactísimo) donde María tuvo contracciones-rompio aguas-sufrió mucho (porque duele)- e hizo el delivery del niño Jesús. Amén (habló una atea convencida, disculpen las molestias).

El camarero simpático del bar tía Xana necesita una coca-cola le regaló un helado. El festival "Olive Harvest" movió sus pies y manos, bailó y bailó hasta caer rendida en mis pies. El taxista loco casi me deja sin hija al frenar ante semejante grito de una madre atenta más allá de lo que acostumbra, Sr. juez (ojo re-ojo Nikita mi amor con los coches voy a toda pastilla, no cedo el paso, me re-que-te-paso-las-normas-viales-por-ahí... con los caballos mira-como-galopo-cuidadoooo-stoooop Nikita... con los transeuntes no miro-tropiezo-te piso-choco-tranquilo-no hay problema-en realidad mi hija estaba en tu camino-ya la consuelo yo...  de este, aun así, maravilloso país).
Y comprar BAICON que es una parte del cerdo!
Y ser felices por comprar BAICON que sigue siendo una parte del cerdo.
Y chuparnos los dedos a la hora de cenar y comer BAICON que si, es (bueno, era) una parte del cerdo.
(recordatorio N: en un país musulman prohibido queda el alcohol y el cerdo)

La salida de la ciudad duró lo que tardamos en recorrer sus calles, disfrutar de su gente, casi perder una hija, jugar al fútbol (deporte sin fronteras), comer 1 helado, buscar una carnicería cristiana pro-cerdo, hacer millones de fotos y no llorar nada-de-nada, ¿me estoy portando bien mamá?, te estas portando de maravilla. El mismo checkpoint de entrada fácil se convirtió en una cola interminable de coches y autobuses de turistas. Apaga las luces. No corras. Baja la ventanilla. ¿Nacionalidad? Con media cabeza dentro (militar con semejante gigante cacharro colgando no apto para jugar nikita - para todas aquellas mentes perversas- hablamos de armas), la otra media fuera de mi ventanilla. Española. Ahí creo que fue donde divisó a una N Bob-abducida . Puede pasar.
Comentario común de las 3 expatriadas internacionales "qué fácil es todo en este país con Nikita"

Y sí. Hoy ya es domingo. ¿hoy no hay cole? no mi amor ¿mamá no trabaja? no mi amor "que chulo".
Volveremos a Belén, muy pronto.
Por cerdo.
Por amor.
Por fotos con N en un muro rompe-almas-en cachitos de a 2.