(des) organizado

24 ago. 2011

::: aun tiemblo :::

si recuerdo lo que escuché hoy sentada como estaba, observando a la pequeña N jugar en el parque de Chamberí. 

Una niña de unos 14 años, de pelo liso, negro, largo, le decía a otra (como quien no quiere la cosa, así como estaban, una al lado de la otra, masticando unas palomitas compartidas)
 "mi papá ya me dejó cuando tenía 5 años, a ver cuando se le ocurre a esta dejarme", señalando a la que en ese momento imaginé era su madre, sentada en una terraza, conversando tan felíz un miércoles por la tarde, 

Quedó atónita, la que escribe.

Pero aún hay más.

La otra niña, apenas 13 años, de mirada calculadora y con pendientes de aro, decide ojearla, girar la cabeza hacia la que seguimos imaginando es la madre de su amiga y clavando sus ojos en ella, dicta sentencia: 
"tranquila, eres una niña muy consentida, se siente culpable, no te abandonará"

Y fué ahí donde pensé: enough. Nikita, haz las maletas, te llevo lejos de este tipo de pre-adolescencia.