(des) organizado

19 nov. 2010

::: Bobo Choses :::

P1010271BOBO15



Desde que llegamos a la ciudad inhóspita mis pies, autónomos, recorrían calles, buscando ¨algo¨.
¿algo?
si, algo!
Todo comenzó el día que sentí un énfasis-bloqueo-pies (con ¿? mental) a las puertas de aquellos escaparates de tiendas para niños. Un bloqueo tal que me impedía disfrutar de tejidos, colores & texturas de temporada, madres busca tallas, ofertas de última hora, música metralleta-hilo-musical, entre dependientas, cajeras, maridos aburridos cuelga bolsos y una N elocuente con su doble en el espejo.
Suponía mirar y no encontrar. Desesperar. Girar cual peonza, esperando quizás que alguna prenda pro-Nikita levitara hacia el lugar que entonces ocupaba mi persona, la que ronda los 35 sin espíritu shooping.


Y sucedió.
Hace hoy (justo 1 mes), navegando por la red, encontré a Bobo Choses.


En mi afán de avivar los sentidos e imaginación, en una ciudad inhóspita como esta (aunque suene naif -qué más dará- habla mi lado occipital), Bobo es ese algo para mí.
N sabe, eLLa entiende, que su falda llena de cámaras de fotos, que su vestido manzana roja, son parte de un cuento sin igual, el de un peculiar turista lobo en París:

Lobo Bobo is not just any ordinary wolf. He loves Paris and beautiful things. To walk freely around the streets of the capital he puts on his disguise and picks up his old camera. He strolls along the banks of the Seine munching on a baguette. When night falls, Lobo Bobo heads back to the forest but remembers to take presents for his friends: pencils for the wolves, a cape for Little Red Riding Hood and an apple tree for grandma.
27-620x443