(des) organizado

7 abr. 2013

::: historia de vida :::
























































Querida N,

el terremoto de Guatemala dejó a familias enteras sin hogar. 

La tierra, ese pedacito de espacio que pisamos cada día al que no damos importancia, se convierte en el bien más preciado cuando se inicia una nueva vida. 

Los miembros de una misma familia, con herencias por medio, discriminación cultural e índices de vulnerabilidad (que superan lo inesperado), discuten, hablan, ríen y sí, también lloran, mientras su lideresa, una mujer grande de ojos avispados nos vuelve a relatar la historia familiar mientras saca de su blusa documentos de 1976 amarillos y enrollados cual pergamino, donde su padre, el visionario, cuidó en repartir entre sus hijos el legado de bienes, tierras, animales y objetos hechos a mano de valor incalculable. 

La casa que calló, construida con adobe y mucho esfuerzo, se levantará de nuevo, pero la madre sola que por suerte no se encontraba en casa el día del terremoto, ni sus 3 hijos mal-nutridos que son beneficiarios de nuestro proyecto, no tendrá el poder de decisión, no quedará a su nombre el nuevo hogar.... 

Nuestra beneficiaria es una mujer a la cual no ven con buenos ojos ningún miembro de su familia y tachan de "idiota" pues dígame, ¿cómo una mujer se va con 3 hombres y se preña y tiene 3 hijos? pregunta la lideresa ... 
pero no hay respuesta, solo silencio... y de pronto, a 3 pasos, la sumisión, una mujer baja la cabeza, se identifica así entre la multitud, es ella,  la "idiota".... 
- y yo en medio de todo esto- 
.... la que toma nota y se muerde la lengua y el impulso para forzarla a decir algo, en su defensa ... 
pero no - yo- no -  
yo en realidad soy la que debe tomar nota y morderse la lengua ... 
no es el momento Lau, pienso, mejor referiero esta situación a mi experta en género del proyecto.

Son las 3pm, hemos pasado 5h hablando de lo mismo, finalmente los nombres de los niños de 3 padres desconocidos a día de hoy serán los que aparecerán en los documentos fechados en el año 2013 de la propiedad de la tierra donde se levantará en unos meses el refugio temporal, madera, clavos y lámina, materiales que consumen mis días en Guatemala.... treinta y siete años más tarde.