(des) organizado

24 nov. 2011

::: Susya, área C :::








































si llegas a Hebrón-West Bank, corriendo cambias de coche a uno de esos divertidos 4x4, te aprietas fuerte el cinturón y mi querido Mohammad conduce, llegarás, al ratito, a uno de los colegios más insolados del país, el de Susya. 
Y oirás que corre el peligro de ser demolido (que significa arrancar de raíz lo que tanto esfuerzo ha sido construido) pues se levanta en una zona (la C) donde no se escuchan, desde hace muchos años, los ya tan reclamados derechos humanos. 
Los niños beduinos caminaban, meses atrás, kms y kms para llegar puntuales a su cita con el bendito conocimiento, dejando atrás sus casas y familia con el ganado. Esas 4 paredes que hoy constituyen su escuela, quedan asentadas en mitad de la nada, un lugar encantado a tan solo 1 paso de su hogar. Aun quedan muchas mejoras por hacer, la carretera de acceso a punto de ser terminada, con piedrecitas a los lados nada de asfalto, las letrinas... pero todo, poquito a poco, siempre llega.
Así que levantarse por las mañanas e ir al cole para las pequeñas tallas xxs que ríen y cantan si les saludas, ya no supone un peligro. Al volver a casa solo se trata de apuntar y no resbalar por la cuesta empedrada y salvaje que crece cual sendero de hormiguitas, hasta los brazos de sus atareadas y nunca aburridas señoras que lo hago todo que son y seguirán siendo, sus mamás. 

Pero si sigues camino, si por casualidad te abrochas el cinturón del 4x4 divertido, si Mohammad continúa con la agenda del día, si te descuidas te llamarán enloquecidos los profes del cole, y ahí (ahí mismo) contendrás la rabia y entenderás la angustia, pues en ese momento gritarás fuerte (fuerte y muy alto) "pero que injusta es la vida!", al saber que una orden de stop acaba de llegar a sus manos, una orden que les obliga a parar sus trabajos de mejora, que ya no habrá carretera bonita de acceso, ni letrinas, ni todo aquello que aún quedaba por hacer y permanecerá, en ese momento, en un TO DO LIST sin querer ni poder evitarlo, que los que mandan son ellos (los que defienden la construcción de barreras, de muros altos, los que lanzan globos con cámaras al cielo y desde ahí controlan con su google earth antojado cualquier construcción-movimiento incontrolado, que no es delito! gritamos, que tienen derecho! rogamos, que son sólo niños! pensamos...), que el proceso es largo, que ahora entramos en la fase advocacy y si hay suerte, si todo sale como esperamos, podremos seguir, sr juez, trabajando. 

Empezó siendo un día felíz, terminó siendo un día nefasto. 
Lo siento horrores niños y niñas Susyanos, de cole pequeño lleno de esperanza en mitad de la nada, pero aquí mi contribución, esto llega así, al otro lado, a esos lectores que siguen a N, que pensarán en esto, en el pueblo palestino, que es precisamente de lo que estamos hablando.