(des) organizado

21 sept. 2011

::: confidencialidad de datos :::











































el día de ayer se resume en la foto de hoy.
la "confidencialidad de datos" en la que la "seguridad social" se ampara para lograr que llegara al llanto de la incomprensión es difícil de sobrellevar.
pedí un historial clínico de N, un histórico sencillo de este año y medio, tal y como ya hice en Nicaragua, como toda madre cuando cambia de país haría, sin esfuerzo. 
pero esta vez, sin la autorización del Sr. donante por medio, remitió a un cuarto de interrogación, incluida pediatra a la que todo este tiempo visitamos eLLa y yo (no el) a base de tos, mocos, fiebre y otros malestares nocturnos incompatibles con el dormir. 
el interrogatorio duró lo que dura contestar a preguntas abiertas, de opción libre y cerradas (a lo SI o NO).
y llegó a la oficina, un historial médico de 10 páginas al detalle, dentro del bolso de tela blanco. y llegó a la oficina una madre sola indignada del mal rato pasado, de la confidencialidad de datos, de un árbol genealógico que no sirve de nada, de un título más, el de ser madre, que ni da derechos ni facilita una nueva etapa.
parace ser que en esta sociedad donde vivimos hay padres y madres que denuncian a la seguridad social por facilitar este tipo de documentos sin la autorización de uno de ellos. parece ser, digo, pues no me dejaron muy claro nada de lo que escribo, ya que finalmente, la pediatra, al preguntarle "¿acaso viste a su padre en el último año y medio venir una sola vez a tu consulta?", contestando ella "no, es más, te lo voy a firmar bajo mi responsabilidad", insistiendo yo "no se trata de responsabilidad, se trata de entender la realidad, de estudiar cada caso y no cortarnos a todos por el mismo patrón, entiendo que haya procedimientos y que debas cumplirlos, pero he entregado todos los documentos necesarios y sigo sin entender que miedo pueda suponer a la seguridad social pedir el historial médico de mi hija para llevármelo a Israel cuando no hay una figura paterna y lo único que deseo es, como madre, preocuparme por la salud de mi hija, como tantas veces hice a lo largo de este ùltimo año y medio".
me pidió disculpas, una pediatra con experiencias oidas pasadas de padres recurrentes a la denuncia, un sistema establecido incompatible para familias en mi estado, una seguridad social en pánico (quizás se pueda entender) en los tiempos que vivimos.
me pidió ver a N una vez más, en el caso volviéramos a Madrid, pues "es una niña increible, cuídala mucho, ¿lo harás?", a lo cual contesté: lo haré. 

pd: el diagnóstico de la cámara no es nada alentador, la garantía no cubre una nueva caída. 
pd2: la buena noticia es que mi MAC ya no tiene 2 CDs y una moneda de 5 céntimos metidos en el lector de CDs (experiemento de N hará unos meses atrás). Gracias mil Alejandro, por tu ayuda y el coste cero!