(des) organizado

3 ene. 2011

::: carta a POPE :::

0410 011

Siempre fuiste uno más. Un perro casi-humano, de 4 patas fuertes y una lengua que deslizabas por mi cara al verme llegar. Viste tanto mundo que es difícil marcar tu camino en un mapa. Tu rubia amiga, mi querida Alice, dejaba cacharritos en cada casa, futuras fuentes de agua, por si llegabais de visita, que nunca te faltara de nada. Verte con Nikita era fantástico (allá en Nicaragua), qué mimo el tuyo, que dulzura en tus cuidados, fue su primer perro, sus primeros ojos como platos, su primer susto, siempre (siempre) a tu lado (mil gracias). Quien repitiera aquellos paseos por playa Coco a primera hora de la mañana, nada diré de los mimos focales en lugares insospechados que recibías de Alice, ni de la mofeta malvada que te atacó y casi morimos del susto... no, eso se queda en casa ....
Hoy al menos sonrío al pensar que te vimos en Barcelona hace apenas unos meses y que recibiste a Nikita como siempre, moviendo rápido tus cuartos traseros, saltarín, frenético... aún malito!.
Pope, sin duda, el perro más feliz del mundo!
Fuiste único, no creo que haya nadie en Nicaragua, guardas, Aurea, Doña Carmen, UE, Tasca Kiko... al que no le afecte tu muerte.
... pero llegó el momento, debo irme, no sin antes decirte que cuidaremos de tu rubia amiga, de tu inseparable Alice, de tu amada compañera de viaje. 
Descansa Pope, hasta siempre guau-guau.