(des) organizado

14 dic. 2010

::: margarita :::

IMG_8182IMG_8183

es el título de un poema de R. Darío que en la ciudad costera de Corinto (Nicaragua) sus gentes me recitaban (si, una vez más...). 
en la ciudad inhóspita, en cambio, son flores amarillas que la mujer de caderas anchas y delantal a cuadros nos vende y sonríe (e incluye ramita de romero, que saca del vacío de su pelo... buen presagio). 
N la mira desesperadamente inquieta, si, hay algo en ella.
La mujer de caderas anchas y delantal a cuadros se acerca a niña inquieta, le dice que cuide de sus flores (que vienen de lejos y andan cansadas), que las ponga en agua y que les parta una aspirina para que duren más. 
La niña inquieta la mira perpleja. 
Salta del carro y con sus dos manos, abraza el ramo. 
Es mi turno.
La mujer de caderas anchas y delantal a cuadros me clava su mirada (para esa mirada no  existen metáforas). N emprende la marcha (sentido contrario). El alivio de una madre que debe perseguir a una hija abrazada a un ramo sin vista al horizonte, se respira en el aire. Pero ella, mi venderora de flores ambulante, no despegará su mirada, a mi cuerpo menudo, a mi persecución de niña inquieta sonámbula floral... sin antes decir: ¨señora hay que su dolor ya se acaba, su mal agüero se va ... cuide a esa bendita niña¨

Busqué su mirada, mas no supe que decir (no supe que decir).

¿Gracias?
si
GRACIAS!